Cambié de iPhone XR a iPhone 12 y las cosas se pusieron extrañas

Hola , otro atrayente articulo de nuestra página , aguardamos que les complazaca

El iPhone azul 12. Un peculiar objeto de cariño.

Lo llaman una optimización, ¿no?

más técnicamente incorrecto

En el momento en que andas volando, la palabra de manera automática te llena de alegría pues consigues algo mejor de manera libre y gratuita.

En el momento en que adquisición un teléfono, por otra parte, el valor de una actualización puede ser alto y el gráfico de alegría concomitante puede no gozar de un gradiente ascendiente tan pronunciado.

Aún de esta manera, el directivo financiero de Apple, Luca Maestri, ha dicho en una llamada de investigadores la semana anterior que la demanda de los 12 «superó nuestras esperanzas internas al principio del período de tres meses».

Bien puede ser, mas en el momento en que actualicé del iPhone XR al iPhone 12 hace seis semanas, no tenía enormes esperanzas internas.

Los teléfonos de Apple no han provocado desconcierto en los últimos tiempos. En el momento en que brotaron el XR y XS, no vi el sentido de abonar dólares americanos exaltados por el iPhone XS sencillamente interesante.

Una relación de conveniencia debe finalizar.

Escogí un móvil IPhone XR para sustituir mi iPhone 6, lo que debería decirte que no necesito la presunta gratificación instantánea de cada nuevo iPhone.

En el instante en que adquirí el XR, era la primera oportunidad que cedía a Face ID. Pasar del iPhone 6 significó admitir un más grande tamaño y peso. De alguna forma, todavía pensaba que el XR se sentía como un móvil IPhone. Todavía me preguntaba si lo preservaría mientras que tuviese el iPhone 6.

Me dije a mí que me encantaba la duración de la batería del XR. Me dije a mí que me encantaba lo robusto y fiable que era.

Comúnmente me digo patrañas, en especial en las relaciones.

Tras un año, me percaté de que tenía que ver con una relación de conveniencia.

El XR comenzó a pesarme. Apple amablemente me afirma que empleo mi teléfono un promedio de 2 horas y media cada día. Mantenerlo con solo una mano se volvió (del primer planeta) cansador. Ocasionalmente, estiraba el pulgar para clickear en una aplicación y el resto de mi mano empezaba a desplazarse. Este fue un desequilibrio molesto.

Sí, la duración de la batería fue una optimización colosal en los iPhones precedentes. Mas conforme el XR empezó a envejecer, empecé a mirarlo con un dejo de lástima. Y tampoco una compasión tan cariñosa.

Jamás se había vuelto adorable. Se había transformado en la aspiradora portátil que tienes al lado de tu sofá para aspirar de forma rápida las migas que caes descuidadamente. Útil, mas jamás ni remotamente adorable.

Separarse, entonces, no fue una dulce pena. Era más como un actor de Hollywood que se separa de una estrella conocida en el final de su contrato de matrimonio atentamente redactado.

Nos hemos proporcionado la mano. Afirmamos gracias, es hora y adiós.

Seis semanas con el iPhone 12. Esto se pone alucinante.

No se encontraba completamente convencido de que el iPhone 12 ofreciese gran diferencia.

En verdad, fui a una tienda de Apple para examinarlo por mí antes de ceder a una vivencia de ventas absolutamente asombroso.

La vendedora no exageró el 12. En cambio, me ha dicho: «Eso es probablemente lo más similar a eso que tienes. La distingue entre el 12 y el 12 Pro es el teleobjetivo. Conque si eres una suerte de camarógrafo, consiga el Pro «.

No soy (todavía) un espía, conque escogí el 12.

Acepto que hallé el color azul sutilmente interesante. En el instante en que adquirí el teléfono, susurré: «El 12 se sentía más ligero y sutilmente más angosto que mi XR, raramente mas no desapaciblemente retro y, oye, en este momento tengo 2 cámaras, algo que jamás había esperado responsablemente».

¿Lo ves? No hay un entusiasmo absurdo. Únicamente una sensación de que por lo menos esta cosa podría ser un toque más satisfactorio para la mano.

Las últimas seis semanas, no obstante, han tendido hacia lo alucinante. Me acercamiento gozando de los bordes cuadrados del teléfono. Me acercamiento pensando en los bordes más redondos del iPhone XR y concluyo que parecían económicos.

Asimismo pienso que la pantalla tiene una resolución claramente más limpia y un micrófono bastante superior. Precisamente, asimismo toma fotografías apreciablemente mejores. En verdad, me agrada mantener este teléfono. Alguien semeja haber vivido un tanto más de tiempo realizando que su ergonomía se ajuste a mi handonomics.

Lo que más me preocupa es que comienzo a sentir un rápido aprecio por este objeto. Un teléfono, nada menos.

Lo recojo con un dejo de reverencia, en vez de un toque de impaciencia. Aun lo miro ocasionalmente y pienso: «Oh, verdaderamente te ves bien». (Gracias, Sauvignon Blanc.)

Sí, puedo tener síndrome delirante de encierro. Esto podría ser un recuerdo triste y extraño del iPhone 5, donde el 12 consiguió una gran parte de su inspiración, y de lo enternecedora que era la vida en esos días.

No, no estoy enamorado. Es posible que sea una etapa imbécil por la que paso. No obstante, todavía me hago una pregunta si este iPhone particularmente, por retro que sea, podría tener un encontronazo duradero en los retorcidos anales del diseño.

Este teléfono me costó menos que el XR, mas se siente considerablemente más muy elegante.

Quizás por esa razón Apple asegura que vio la más grande proporción de personas actualizándose en un solo período de tres meses.

La mayor parte de solo lo hicieron por las cámaras interminablemente mejoradas, ¿verdad?

Si les ha dado gusto este articulo posiblemente les interese otras clases sobre la manzana

utilizamos cookies para poder ofrecer la mejor experiencia a los usuarios que nos vistan. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Salir de la Web

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto. Haz clic aquí si quieres que el hacer scroll se considere como aceptación de cookies

Cerrar